Ivaginaria, de Elia Martínez-Rodarte.

Una columna de sexo y relaciones. Todos los textos: Copyright © Elia Martínez-Rodarte 2005

abril 11, 2003

Cada quien su bandido

Alejandra Guzmán tiene el olfato más fino del mundo para detectar delincuentes. Debería de contratarla la PGR, a la cual se le escapa por hordas los más buscados.
Pero nadie la culpe por tener la ambición de convertirse en una asidua de las visitas conyugales en los penales y cárceles.
Está en la naturaleza femenina allegarnos de hombres que sean unos patanes, violentos, con proclividad al delito y hasta de repente medio narcos. (En esta última pondré objeciones porque me han contado de narcotraficantes muy lindos y buenos esposos, o sea solamente matan gente que no es de su familia, que ya es ganancia).
La Guzmán tiene un novio que fue exhibido cual bailarina húngara en un table dance regio, porque el muchacho usó tarjetas de crédito falsas en Cancún para comprarle un anillo a su suripanta amiga, que ciertamente lo que quería era sacarle lana al chamaco.
La mujer acompañaba a Gerardo Gómez de la Borbolla (el novio de Alejandra) en unas deliciosas vacaciones. El fraude se descubrió cuando él quiso comprar la joya con valor de 15 mil dólares para regalarla a la interfecta, quien dicho sea de paso, se le nota que ha recorrido la carretera de cuota a Chihuahua ida y vuelta varias veces. Ese hombre es el nuevo amor de la Guzmán y seguramente padre de su bebé. Y esta información fue extraída de las fauces venenosas de la gente de Ventaneando quienes estaban casi en éxtasis desollando el cadáver de la Guzmán cuando dijeron esta nota.
Quienes gozamos con morbo malsano los comentarios con faltas ortográficas y fonéticas de los comentadores de espectáculos nos regocijamos ante el chisme sobre Alejandra.
El público de señoras que ven el programa, el sector masculino fan de esos programas (yo no he tenido novio, pareja u lo que sea que no leyera las revistas de espectáculos) y media humanidad, se regodea ante el drama de Alejandra Guzmán como si ellos no fueran parte de la misma inmundicia. Incluso los mismos conductores.
Por ejemplo: la señora que ve el programa tiene en su casa a un hombre que todos los días estafa a la gente vendiéndoles artículos de mala calidad, que va por la calle diciendo peladeces innombrables a las niñas de secundaria y que de seguro se excita viendo adolescentes varones.
Otra mujer puede estar viviendo con un hombre que constantemente le da una zapatiza porque llegó borracho o porque la encuentra dormida (cuando son horas para dormir) o porque la encuentra despierta (cuando son horas para dormir).
O puede darse el caso de una pareja de hombres, uno más violento que el otro y que por cualquier cosa quiere liarse a golpes con quien mira a su nene, y al no encontrar depositarios de su ira, se va en contra de su enamorado compañero.
¿Quién está exenta de tener a un hombre que puede juntar más de cinco años de cárcel él solito por sus diversos delitos?
Estos días Alejandra con todo y fruto de su pecado en el vientre ha sido blanco de los más enconados comentarios porque atina a tener como pareja a delincuentes de carrera. Y eso, ¿a quién le importa?
Este país está lleno de mujeres golpeadas, de muchachas que han sido violentadas y asesinadas en todo un territorio de la frontera y de niñas ultrajadas desde que son muy pequeñas, ¿quién se atreve a señalar a la Guzmán por querer casarse con un tipo que comete fraudes a diestra y siniestra?
Todas somos o hemos sido víctimas. Lo peor es no darse cuenta. Todas hemos tenido un delincuente en casa y la que no lo acepte es porque es muy aburrida y no le gustan las emociones fuertes o su mamá la obligó a casarse con su primer novio calenturiento.
Alejandra Guzmán es el ejemplo de una persona que siempre ha hecho lo que se le da su gana por encima de lo que piense el resto de la humanidad, así que desde este foro le decimos que cooperaremos para la fianza de su futuro marido y que si no quiere casarse con él, que lo tire a la basura sin piedad: que se pudra en la cárcel sin derecho a fianza. Por lo demás, que arroje la primera piedra el que esté libre de delito....¡Te amamos Ale, nunca cambies! (11-Abr-03)