Ivaginaria, de Elia Martínez-Rodarte.

Una columna de sexo y relaciones. Todos los textos: Copyright © Elia Martínez-Rodarte 2005

noviembre 17, 2003

A quitar el tubo...

Una vez fui a un table dance en Guadalajara que se llamaba La Ballena. Estaba (no sé si todavía exista) por la avenida Obregón. El taxista no nos quería llevar. “Está muy feo, güerita, ¿para qué va?”. Fue durante una Feria del Libro. Mi entonces pareja quiso llevarme a ese lugar porque ya se había peinado toda la zona teibolera durante la feria. La Ballena le encantó. Creo que la criatura ni se paró en los eventos porque no salía del estadio del Atlas, de los tables y del Salón Veracruz (cosa divina). Cuando yo llegué a Guadalajara me recibió en el aeropuerto con cara de ¿qué crees?..La Ballena resultó ser un antrazo. Feo, oscuro, con sustancias pegajosas en el piso lodoso, borrachos dormidos en cada dos mesas, miradas perdidas en la cuba libre adulterada, cervezas hechas a base de las bachas y babas de otros y lo mejor: las damas del baile.Nunca he entendido cómo alguien permite que le hagan una cesárea vertical. Ellas en sus carnitas bamboleantes tenían atravesada una cicatriz como un enorme ciempies tatuado. Eso sí, todas eran peso pesado. Ninguna talla pequeña. Redondas y abundantes. Tenían carne para sebarse y quien se agarraba de ellas sentía como si se abrazara de la Madre Tierra.Eran caderas y pechos enormes. Los talles gruesos. Blancos, gelatinosos, ondulantes. Cuando bailaban todo derivaba en movimiento, ya fuera por el ritmo que ellas le imprimían al numerito o porque la gravedad estaba haciendo su trabajo. Nunca he visto a teiboleras que le echen más ganas en la bailada y en la actitud que esas mujeres. Los cuerpos boterescos que empezaban en un extremo ataviados de licra y terminaban del otro lado sin nada encima, se movían con estilo y con ganas. Además de saber bailar excelente y tener un estricto sentido del ritmo, estas mujeres parecían gozar su trabajo. En el show contaban una historia, a su manera.Sabíamos que bailaban por necesidad y sobre todo porque con el tiempo se convierten en activo fijo de los antros. De ahí son. Lo más seguro que por su edad, fueron prostitutas metidas a teiboleras. Era la salida más cómoda: a condición de aguantar unos cuantos manoseos, leves, podían dejar la ficha o la cama con tanto tipo borracho y nefasto que circula por ahí. Tenían varios hijos, quizás de distintos papás y pues la vida se pasa ahí porque es donde está la chamba. Que después de vivir de la prostitución y de bailar encuerada, no quedan a veces muchas opciones para buscarse un trabajo de los que llaman “decentes”. Si a esas señoras les cierran La Ballena, pues se van a otro sitio similar. Si a esas damas les clausuran los antros en donde se lleva a cabo el table dance, lo más seguro que vuelvan a la prostitución o se dediquen a asaltar borrachos... de algún lado deberá salir el sustento.Aquí no estamos hablando de moral y de buenas costumbres, como sucede en Mérida, Yucatán, en donde les van a cerrar los antros a las señoras porque encuerarse en un escenario es inmoral, como aseguran los funcionarios municipales. ¡Ash!Le pregunto a los regidores yucatecos (suena como a albur, pero bueno): Papitos, si van a cerrar los antros en donde esas viejas se encueran impunemente ¿ya les tienen preparado el centro laboral a donde ellas van a pasar a prestar sus servicios?, ¿van a quitar el table para promover el negocio de la prostitución?, ¿subsidiarán a las muchachas que ya no bailarán en los antros?, ¿ya han pensado a qué se van a dedicar las señoras teiboleras?, ¿creen que, con una moral tan fruncida como la que promueven en su cabildo, ellas van a conseguir un trabajo “decente” después de que les cierren el antro?En muchas partes del país ha sucedido lo mismo. En Guadalajara, en Monterrey, en todos lados menos en Ciudad Juárez, porque si cierran los table dances allá es como si se fueran las maquiladoras (que ya está sucediendo... con la maquila, claro) Los table dances, sucursales del infierno y del pecado, no van a desaparecer. Son un “mal” necesario y pertenecen a mafias que no van a dejar que cualquier analfabeta metido a regidor les quite el patrimonio de sus hijos. En Monterrey además de que jamás pudieron erradicar los table dance, se multiplicaron los clandestinos. Así que cualquier día en la cantina El Tarro del centro de la ciudad, puedes ver a mujeres a quienes les acaba de salir el vello púbico, bailando entre las mesas. Lo que es digno de mencionarse es que en Monterrey, durante el gobierno del exmandatario Fernando Elizondo se instituyó una guardería nocturna en la Colonia Garza Nieto, mejor conocida como La Coyotera y famosa por sus prostitutas, travestis, bailarinas y demás personajes que sólo salen con la luna. Verónica Ortiz, esposa del gober, inauguró el lugar que albergará a los hijos de las señoras que se prostituyen y que bailan. A eso se le llama conciencia social. No basta solamente con quitar el tubo de la pista, como harán en Yucatán (es verídico... van a remover los tubos de las pistas de los tables).

noviembre 10, 2003

Tu lado oscuro

Lejos de la brillantez ascéptica de los tubos del table dance y de las Barbies checoslovacas que le cobran el oro al usuario carnívoro por verlas tomar agua pintada color orines, existe un submundo lleno de exotismo que son las cantinas metidas a table y visceversa.Ahí, las mujeres siguen bailando y desnudándose al viejo estilo arrabalero. Nada de fingir que beben, porque si no se emborrachan, ¿cómo agarran valor para placearse entre tanto malandrín trasnochado y realizar el acto estelar de la noche? Bamboleando las carnes al son cumbiero, estas mujeres de piel en olanes y pezones invariablemente apuntando al sur, arrancan de los parroquianos no solamente los gritos, sino olas de gemidos excitados. Su cachondeo no es producto del meneo de la buenez corporal que le imprimen al baile que ejecutan desde hace cuatro partos (notorios por al cicatriz de la cesárea, vertical). Tampoco es una gracia, que no es para tanto. Ellas conocen perfectamente el ático de las perversiones de la gente que va a verlas y cumple puntualmente las fantasías, burdas para algunos, para mí altamente elaboradas, de todos ellos.A toda esa horda de faunos corresponde la ménade, la bailarina gorda, que después de encuerarse y girar un poco sobre su propio eje, realiza el grand finale de su presentación haciendo el Top 5 de lo pervert en el bajo mundo teibolero para consumo nacional: se introduce una paleta "Tutsi Pop" en la vagina, un plátano, la pata de una silla, la lengua de algunos de los presentes o una botella.En los casos de plátano, paleta y botella, los congregados al ritual deben comer y beber el dulce, la fruta y la malta (generalmente es una cerveza lo que se llevan a sus dentros, nunca he visto ninguna metiéndose una de "Gran Marnier"). Ante el show con la pata de la silla, invariablemente hay una enorme excitación ante esa brutalidad. Pero cuando todos acuden a la ejecución del sexo oral colectivo, como al bebedero tras el recreo bajo el sol marca 45 grados, se ejecuta una especie de hermanamiento bajo el amparo de una enorme Coyolxauqui ebria que se muestra satisfecha por otorgarse toda ella a sus hijos.Estas mujeres envasadas en licra de nylon desgastada son los iconos que salvaguardan las perversiones, algunos dirían más bajas (ash...), de hombres curtidos en el trabajo más ingrato y desgastante. Los señores de la obra negra, los amos del camión de la basura, los acicaladores de coches, los burócratas de mínimo salario mínimo.En este mundo, donde todos tratan de caminar con las enaguas alzadas tratando de no pisar el lodo para que nadie le vea los pies enzoquetados, todos tenemos perversiones.Por un arranque de honestidad inducido por el consumo etílico, los perversos consumidores de señoras encueradas, sabemos cuáles son las sombras viven en su inconsciente. Pero folclórica y colorida, la humanidad ejerce su sexualidad alimentándola de fantasías raras, retorcidas, bizarras, graciosas y a veces hasta terroríficas.¿Saben qué es una parafilia?, ¿han escuchado a hablar de personas que se excitan cuando ven un grupo de gente reunida?, ¿podrían imaginar que el voyeurismo, fetichismo, zoofilia, masturbación, exhibicionismo, masoquismo, sadismo y onanismo son prácticas comunes y demasiado simples?, ¿conoces el término "knismolagnia" (excitación sexual a partir de las cosquillas?).Las parafilias conforman la azotea de la conciencia. En palabras llanas son las mañas, pensamientos, obras u omisiones que llevamos a cabo para excitarnos y que están escondidas dentro de nosotros como un niño-monstruo en el clóset de la vergüenza.Hasta los gloriosos años setenta, cuando la revolución sexual ya se fumaba su cigarro recostada en la cabecera, todo lo que estuviera ajeno a la alianza pene-vagina, era una desviación. Pero cuando los psiquiatras se dieron cuenta de que había gente que se excitaba oliendo flores (antolagnia), que ejercían la estrangulación erótica para llegar al orgasmo (asfixiofilia) o que el ano era un lugar en donde había un universo de actividades y placeres, decidieron jerarquizar y aplicarse en el estudio de las perversiones.Como el sexo también es circo, en las parafilias hay malabares, placer y gozo, pero también daño, tortura y muerte incluso para quienes son los victimados por quienes ejercen la orientación patológica de su deseo.Para llegar al fornicio está el camino del gozo y el retozo, pero también una carretera llena de baches y llena de gente atropellada. Ahí es donde se encuentran las parafilias dañinas.Cada quien conoce perfecto el rostro de su Mr. Hyde. Encuéntralo en la lista (una versión corta, que son miles):


  • Abasiofilia: la pareja debe ser coja. Acomoclitismo: excitación por genitales lampiños o depilados.
  • Acrotomofilia: fantasía de tener relaciones con una persona que posee un miembro amputado.
  • Botulinonia: el uso de un embutido (salchicha o chorizo) como consolador.
  • Búndling: pareja que duerme en la misma cama vestida y sin tener relaciones sexuales.
  • Capnolagnia o capnogalia: excitación sexual producida por ver la manera en que la otra persona fuma.
  • Cateterofilia: un fetiche que involucra el uso de un catéter.
  • Chezolagnia: masturbación durante la defecación.
  • Cinofilia: excitación por tener relaciones sexuales con un perro.
  • Clastomanía: la excitación proviene de romperle a la pareja la ropa puesta.
  • Cleptolagnia: gratificación sexual y erótica proveniente del robo.
  • Clismafilia: la excitación depende de recibir un enema.
  • Cocktail: beber de un vaso alguna secreción corporal.
  • Consuerofilia: coserse zonas de la piel con aguja e hilo para obtener placer sexual.
  • Coprofemia: excitación sexual proveniente de decir obscenidades en público.
  • Cratolagnia: excitación provocada por la fuerza de la pareja. Del griego kratos: 'poder'.
  • Crematistofilia: el estímulo es tener que pagar por sexo o ser robado por la pareja.
  • Criptoscopofilia: deseo de ver la conducta (no necesariamente sexual) de otras personas en la privacidad de su hogar.
  • Dacrifilia o dacrilagnia: excitación sexual por ver lágrimas en los ojos de la pareja.
  • Dendrofilia: realizar el acto sexual contra un árbol.
  • Dorafilia: amor a la piel humana o a las pieles de animales.
  • Ducha romana: vomitar sobre la pareja, generalmente después de haber bebido vino u orina.
  • Ecdemolagnia: excitación proveniente de viajar o estar lejos del hogar.
  • Electrofilia (electrocutofilia): el uso de suaves choques eléctricos en la práctica sexual.
  • Emetofilia: excitación sexual proveniente del acto de vomitar.
  • Eonismo: ponerse ropas del sexo opuesto. Proviene del travestí francés Chevalier D'Eon.
  • Erotolalia: estimularse sexualmente solamente hablando acerca de sexo (sin concretar la relación).
  • Espectrofilia: coito con espíritus o excitación producida por la imagen en el espejo.
  • Estigmatofilia: excitación ante tatuajes, agujereamientos (píercing), sacrificios o cicatrices.
  • Falofilia: fetiche o preferencia por un pene (especialmente grande).
  • Físting (del inglés fist: 'puño'): insertar el puño o el antebrazo dentro del recto o la vagina. Ver braquioprosis
  • Flatofilia: excitación proveniente del olor de los gases intestinales propios o de la pareja.
  • Frotismo (froteurismo): la persona obtiene placer sexual únicamente refregando sus genitales contra personas desconocidas, aprovechando lugares muy congestionados, como manifestaciones populares, ómnibus o colas de espera. No se debe confundir el frotismo con los roces que utiliza una persona para seducir a otra desconocida.
  • Fúrtling: excitarse metiendo un dedo a través de un agujero cortado en la zona genital de una foto o dibujo.
  • Ginonudomanía: compulsión por arrancar las ropas a la pareja.
  • Gomfipotismo: excitación provocada por los dientes.
  • Gregomulcia: excitación por ser manoseado por una persona desconocida en una multitud.
  • Hemotigolagnia: fetiche por tampones usados.
  • Hierofilia: atracción sexual por objetos sagrados
  • Higrofilia: excitación producida por los fluidos corporales.
  • Hirsutofilia: atracción por el vello.
  • Homiliofilia: excitación sexual producida por predicar una religión a una persona sencilla y fácil de convencer de cualquier cosa. Masturbación secreta durante una ceremonia en un templo religioso.
  • Iatronudia: excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia.
  • Jactitación (traducción del inglés; de jactarse y excitación): excitación producida por el relato de las propias hazañas sexuales. También una falsa jactancia (a veces sexual) que causa daño a otros.
  • Kokigami: vestir el pene con un disfraz de papel. Conjunción humorística del inglés cock: verga, y el japonés (ori)gami: arte de realizar pequeñas esculturas de papel.
  • Ligerastia: poder ser excitado sólo en la oscuridad.
  • Melolagnia: excitación sexual provocada por la música (no necesariamente con letras eróticas). Del griego melos: 'música').
  • Merintofilia: excitación sexual provocada por estar atado.
  • Microfalo (mikrophallus): pene de pequeñas dimensiones (deMoriafilia: excitación provocada por chistes sexuales. Éstos se utilizan como un instrumento de seducción, para crear una atmósfera permisiva.
  • Nosolagnia: excitación proveniente de saber que la pareja tiene una enfermedad terminal. (ash…)
  • Oclofilia (ochlofilia): excitación ante una multitud de personas reunidas.
  • Odofilia: excitación producida por un viaje.
  • Ofidiofilia: excitación provocada por serpientes.
  • Olfactofilia: excitación debida al olor de la transpiración, especialmente de los genitales. Picacismo: introducción de alimentos en alguna de las cavidades del cuerpo con el fin de que la pareja los recupere con la boca.
  • Psicrofilia: excitación debida al frío o a ver a personas con frío.
  • Pungofilia: necesidad de ser pinchado con el fin de obtener placer sexual.
  • Quinunolagnia: excitación sexual por ponerse en situaciones de peligro.
  • Salirofilia: ingestión de saliva o sudor (fluidos con algún contenido de sal).
  • Sinforofilia: excitación sexual por organizar un accidente (por ejemplo, automovilístico)
  • Somnofilia: acariciar y realizar sexo oral a una persona dormida hasta despertarla.
  • Tafefilia: excitación proveniente de ser enterrado vivo.
  • Tripsofilia (tripsolagnia): excitación por ser masajeado o por hacerse lavar el cabello.
  • Vampirismo: excitación sexual proveniente de la extracción de sangre.
  • Vincilagnia: excitación por hacerse atar.
  • Zoofilia (bestialismo): el uso de animales en la práctica sexual.

(Terminología tomado del Glosario de Ochoka)