Ivaginaria, de Elia Martínez-Rodarte.

Una columna de sexo y relaciones. Todos los textos: Copyright © Elia Martínez-Rodarte 2005

enero 24, 2004

Clítoris: el chip de la mujer

Imagínense un aparato electrónico cualquiera que para funcionar requiera bulbos. Ahora pongan en su mente a un chip que concentra todas sus funciones en un espacio mínimo. Pues esa es la comparación entre el pene y el clítoris. Pene es bulbo, clítoris es chip. Quizás es un simil muy injusto... pero digamos que resulta ilustrativo.Nuestro clítoris es el equivalente al pene y es un órgano verdaderamente prodigioso, por su versatilidad, su tamaño, su poder y su magnífica ingeniería. Es el Mini Cooper de los órganos sexuales y quizás hasta me quedo corta, porque hay otros deportivos más bonitos y potentes (¡Ash!). Posee la misma capacidad de sentir placer que el pene, e incluso funciones eréctiles; con la sutil diferencia de que el clítoris tiene un “cableado” más sofisticado con 8 mil terminaciones nerviosas y el pene solamente tiene la mitad de ellas.Quizás esto se deba a que el pene tiene una labor multifuncional: es el conducto de la orina hacia el exterior, es la vía rápida de salida del semen cuando eyacula. En pocas palabras es un órgano sexual de reproducción, de gozo, de retozo manual y la puerta de salida de los desechos. El clítoris solamente tiene la función de sentir placer. Es el órgano más sensible y con mayor número de terminaciones nerviosas en los seres humanos, y somos muy privilegiadas por tener uno. Este se forma a las 22 semanas de gestación de una bebe y mide unos cinco milímetros.A lo largo del tiempo no crece mucho, sino más bien se convierte en un spot más sofisticado. Es un protagonista exigente de los orgasmos y la manipulación del mismo es altamente delicada. Imagínense estar lidiando con ocho mil contactos eléctricos: es demasiada sensibilidad para un área tan diminuta.Por ello, con el simple toqueteo en el Monte de Venus, el clítoris puede sentir las vibraciones de placer e inflamarse.Con el rozamiento el clítoris se hincha como si fuese un penecito, (en su etapa madura mide 16 milímetros). Además comparte con el falo características como tener un tallo, una base, un glande, base y frenillo.Todos estos órganos no son visibles a simple vista: pero pueden sentirse. El personaje del actor Mark Ruffallo en la película “In the cut” decía que las mujeres que conocen de sexo poseían un clítoris fácilmente identificable: se introducían los dedos en la vagina, y se deslizaban suavemente hacia fuera. En el tránsito de salida de la mano, el botón iba a saltar solito.Además el clítoris se encuentra empaquetado con un tejido flexible y elástico, que lo protege y ayuda en la recepción de sensaciones excitantes para éste órgano.Durante el orgasmo éste aumenta al doble su tamaño y si es bien manipulado, tocado o rozado, estará más erecto y rebosante, porque está recibiendo un enorme flujo sanguíneo. Cuando una mujer llega a ese punto, una gran cantidad de sangre se posiciona en los pechos, en los labios vaginales que también se llenan. Eso, aunado al natural sonrojamiento del rostro y los labios. El rubor del sexo es un manto que puede cubrir toda a una mujer en cuestión de segundos.Como es el órgano del placer por excelencia de nosotras, ejerce un rol protagónico en el orgasmo: tras la sensación de quedar suspendida en un limbo atarantador, el clit inicia la emisión de sensaciones hacia todos los rincones de la vagina y ocasiona sismos placenteros en la pelvis. Si el estímulo sexual continua y es bueno, se pueden arreglar más orgasmos.El hombre o quien quiera que esté manipulando ese clítoris, deberá ser paciente y respetar los tiempos de resolución del orgasmo, o ser bastante prudente en la manipulación del mismo, porque después de que una mujer termina y llega a la conclusión lo único que desea es que la dejen en paz o que las caricias sean tranquilas y amorosas. Descarten cualquier movimiento abrazatorio calenturiento. Hay un lugar a donde se dirigen los pensamientos de las mujeres tras los orgasmos.El clítoris es el Everest de la sexualidad femenina. Ya sabrá cada una si busca quién llegue a su cima, o prefiere alcanzar la meta sola(...pero hay que saber llegar).

enero 09, 2004

Calendarios

Cuando Gloria Trevi sacó su primer calendario fue un suceso impresionante. Para ese entonces ella era una entidad y misteriosa rara con quien difícilmente se podía hablar en serio. Sería arriesgado aseverar que la mujer estaba loca, pero realmente era un ser manipulado como un muppet por Sergio Andrade. Actuaba raro, se comportaba como si le hubieran echado un kilo de Nembutal con Diet Coke vía intravenosa. Al entrevistarla, los silencios de la conversación resultaban incómodos, porque te miraba como un mono que de un momento a otro se iba a balancear en una liana. Todo ese efecto de loca deshilachada se evaporaba cuando mostraba alguno de sus calendarios.Gracias a una naturaleza que la equipó bien, una cantidad considerable de ejercicios, la dieta de pan, agua y maltrato físico de Sergio Andrade y unas bubis remodeladas perfectas, Gloria logró posicionar en el mercado más de medio millón de calendarios durante el tiempo que tuvo a bien sacarlos.El fenómeno mercadotécnico de Gloria Trevi pudo haber continuado, porque ella está hecha de una materia que no se deshace ni se corrompe, y conserva su belleza y cuerpo que espero le ayuden a salir adelante cuando abandone la prisión. El padroteo de Sergio Andrade, con todo y su nefastez, ubicó a la artista como la reina en muchos rubros pop y comerciales que ahora difícilmente pueden ser superados.Los calendarios que se encuentran en circulación en la actualidad lo demuestran. Quizás Vica, Las Chicas Tentación, Isabel Madow y La Mapacha estén igual de buenas que Gloria (algunas más, algunas menos... no contemos a La Mapacha), la Trevi fue y será la reina de los calendarios.Evaluemos y vayámonos por tallas. Primero, La Mapacha es muy linda, pero ciertamente estamos inmersos en la cultura de lo bombacho. Los senos pequeños solamente sirven para los hombres gourmet que igual pasan desapercibidas las tallas, o para los fotógrafos especialistas en diversas clases de anatomías, o para quienes hacen moldes de budines. Ella es una figura menuda y para mi gusto muy estética, que ciertamente no es del gusto del mexicanus erectus, que goza del cuerpo femenino ondulado a base de carnes voluptuosas, hechas a la medida. Además su calendario con tintes deportivos me da un poco de ansiedad. La temática olímpica definitivamente no le queda, porque quizás debió haber requerido un poco más de tono muscular, para estar ídem con la ambientación.Vica Andrade, va subiendo el volumen, ciertamente posee una silueta de exóticos aromas bananeros; su calendario, con escenas bucólico-playeras, es de mucho mejor gusto que el de Isabel Madow. La mujer de reputación más crucificada de México, tuvo a bien en realizar un calendario espectacular, con las típicas escenas de...¡calendario! La Madow es una mujeraza, con un cuerpo de valkiria, pero su mini-outfit refleja un poco el mal gusto que la caracteriza en ocasiones. En ocasiones anda vestida de top con flecos de gamuza con minifaldas de cuero. Pongamos que es ecléctica.Las Chicas Tentación, de plano, son otro boleto. Ellas son unas profesionales de pipa, guante y tubo que conocen perfecto el difícil arte de insinuar, enseñar, exhibir y presumir. Son guapas, les construyeron lo que se debió edificar correctamente y son como la nueva generación de muñecas tipo Barbie, pero en explosivo. Aunque La Trevi sea la master en cuestiones de calendarios, es digno de celebrar que ahora nuestros compadres carniceros, mecánicos, los maistros albañiles, los ñores de la basura (Dios me los guarde) y la generalitat del bestiario masculino, va a gozar de las carnes sagradas que ostentan estas mujeres y toda su variedad. Aquí no vamos a entrar en las disquisiciones mujer-objeto y todo eso, que cada quien sabe cuándo, dónde y por cuánto debe encuerarse o no.El último calendario que nos queda por mencionar (que no es reseña, ni crítica, nada más les pongo el buffet y cada quien agarre) es el de Poncho De Nigris, quien por cierto, dijo que le hizo un homenaje a David Beckham (ash... y Beckham conmovido)De Nigris ciertamente está bastante comestible. Para mi gusto le falta peluche en el cuerpo, pero cada quien sus ositos. Su calendario cumple las expectativas para el mercado femenino y de mis comadres gays que quieran darse una refrescada de pupila con las ondulaciones de Poncho, que tiene a bien hacernos el favor de solamente posar.Para mí una buena opción de comenzar el año es el calendario de los Bomberos de Nueva York. Vi una edición pasada, y créanme... se me acaban los diccionarios para explicar con palabras las cosas que las diosas y dioses nos han brindado (muerdo mi almohada).Desgraciadamente mi comadre Vivianita no me ha enviado desde el norte de Estados Unidos. A ver para cuándo, ¿eh?, mi chula.