Ivaginaria, de Elia Martínez-Rodarte.

Una columna de sexo y relaciones. Todos los textos: Copyright © Elia Martínez-Rodarte 2005

septiembre 10, 2004

Transexual y travestido

El maravilloso estado mexicano de Sonora es grande en todo. Dedicaría páginas enteras en hablar de lo maravillosa que es su gente, sobre todo los hombres, que son auténticos ejemplares norteños deliciosos, un poco más silvestres que los de Chihuahua (que son mi debilidad, ¡ash!), pero en su simplicidad rústica radica gran parte de ese encanto viril. Pero así como de un extremo están los machos más entrones y hermosos del Norte del país, en Sonora la población de transexuales* y/o travestidos** ofrece al mundo impresionantes mujeres. Además claro está, de lo guapérrimas que son las sonorenses, las mujeres de nacencia...En un encuentro de escritores en 2001, durante los paseos y eventos extracurriculares de dicho evento, acudimos a un antro que se llamaba "Las Arboledas" en Hermosillo, Sonora. Dicho lugar de encuentro era una maravillosa y sórdida cueva a la cual uno acude a orinar con la puerta abierta para no ahogarse con los efluvios que los demás han heredado a la ambientación del sanitario.El sitio estaba lleno de travestis, hombres calenturientos pegados a una cerveza permanentemente y como en todo arrabal que se respete, había fara fara en vivo haciendo las delicias del público. Estábamos departiendo alegremente un grupo de varones y yo, cuando aparecióse un travesti como de dos metros de alto, pelo rubio, y por vestido llevaba cuatro chaquiras verdes estratégicamente ubicadas en pezones, pubis y nalgas. ¡Era una valkiria! La mujer-hombre era el ser humano semidesnudo más impresionantemente bello que había visto en mi vida. El cabello rubio le flotaba sobre los hombres como cuando la niebla no se decide a posar en el suelo. Era sinuosa, descarada, exhibicionista y sumamente cachonda. Traía a medio antro atrás de ella, literalmente. Parecía un tren humano en el cual ella representaba a una elegante y llamativa máquina y tras ella, un montón de vagoncitos simplones y percudidos. Por donde pasaba dejaba estelas de baba y “la discreta tensión de la bragueta”, como dice mi amado Juan Marsé.Yo iba acompañada de tres hombres y un gay. El fastidio que me habían contagiado unas prostitutas en un somnoliento y melancólico antro en el que habíamos estado previamente se me borró de inmediato al ver a una mujer de dos metros con un mínimo atuendo verde. Era una visión bizarra en escenario igual de extraño que combinaba una panorámica del cabaret de la película Los Caifanes con la música en vivo de El Partenón, el lugar de mis grandes éxitos de madrugada en Monterrey.El travesti encantador de serpientes se puso a bailar. Si la música hubiera cesado, solamente se hubiese escuchado el crujir de las lentejuelas de su mini-top y calzoncito. Creo que ni siquiera en un table dance en ninguna parte a donde yo haya ido, he visto a un hombre tan mujer gozando de portar sus golosos trayectos de carne. Hay algo en el travestismo y en el transexualismo que es mágico y creo que es la altísima satisfacción de un hombre en convertirse por fin en lo que siempre quiso ser: una mujer con todo y su exuberancia. Eso es parte del valor agregado cuando ves que sus pechos se asoman y sus nalgas andan flotando por todos lados. Ya son lo que anhelaban y no perderán un minuto en ocultarlo. No es lo mismo a la mujer que se opera todo y lo anda presumiendo de vez en cuando: ella ya ha sido siempre hembra y sabe lo que es tener lo suyo y manipularlo a voluntad.Como grand finale de su performance nuestra Lorena Herrera travesti o transex (pero en bonita) posó las nalgas sobre una mesa e hizo un enorme compás con las piernas. Hizo un grandilocuente giro con la pierna izquierda y otro con la derecha: eran las enormes manecillas de un reloj que en el centro marcaba ciclos, e indicaba que el tiempo del hombre que una vez había habitado ese cuerpo, definitivamente se había esfumado.¿Dónde estaba el pene? Ella-el, o como sea, era de esos travestis admirables que pueden ponerse una micro tanga de hilo dental sin que se salga un ápice del miembro que tanto odian. En medio del puente genital no había asomo de pene, ni siquiera de un poco de cinta adhesiva. Recuerdo que en otro antro, Le Petit, un imitador de Priscila (sin Balas de Plata) iba ataviado de licra blanca de pies a cabeza. Le pregunté lo mismo que debí preguntarle al sonorense: ¿y el pene? Y el me contestó: “pos me hice el candado, ¿qué creías?”No bien desempolvaba mi recuerdo de la travesti-valkiria de "Las Arboledas", cuando comprobé de nuevo que en Sonora, florece la gente hermosa. Encontré en Reforma la siguiente nota: “Nacida en Hermosillo, Miriam X ha sido considerada en Inglaterra el transexual más bello del planeta, lo que le valió encabezar un exitoso 'reality show' en ese país...no imaginó que llegaría a ser considerada el transexual más bello del planeta por Now Magazine, revista inglesa especializada en el espectáculo y las pasarelas...Protagonista del "reality show" de Endemol Reino Unido, There's Something About Miriam, que se realizó a principios de este año y que se convirtió en uno de los más polémicos y exitosos de su tipo en ese país, la modelo de 22 años cuenta la discriminación que sufrió en México y que la orilló a dejar el país”."Los transexuales están saliendo, todos lo saben y nadie habla de ello, yo estoy trabajando para que haya una apertura hacia nosotros en todo el mundo”, dijo la Miriam X en entrevista ese periódico, quien en breve posiblemente ocupará junto a Lupita Jones, Salma Hayek, Elsa Benítez, y otras bellas, la constelación de mujeres hermosas que México le ha dado al mundo. (Técnicamente ya es mujer Miriam...)

*Transexual:1. Es adj. Dicho de una persona: Que se siente del otro sexo, y
adopta sus atuendos y comportamientos. U. t. c. s.2. adj. Dicho de una persona:
Que mediante tratamiento hormonal e intervención quirúrgica adquiere los
caracteres sexuales del sexo opuesto. U. t. c. s.**Travestido: 1. adj.
Disfrazado o encubierto con un traje que hace que se desconozca a quien lo
usa.Fuente: Real Academia de la Lengua Española.